Logo UNIMA

Union Internationale de la Marionnette

ONG con estatuto consultivo en la UNESCO

Espace membre

Actualidad

Malraux dice algo muy sencillo sobre el arte: «Es lo única cosa que resiste a la muerte»… ¿y cuál es la relación entre la lucha de los hombres y la obra de arte? La relación más estrecha y misteriosa. Exactamente a lo que se refería Paul Klee cuando decía: «Falta la gente. «No hay obra de arte que no atraiga a un pueblo que aún no existe. Gilles Deleuze, extracto de la conferencia «¿Qué es el acto de creación?» pronunciada en el marco del Mardis de la Fondation Femis, 1987

Estimad@s presidentes de centros nacionales, estimad@s representantes, estimad@s colegas, estimad@s miembros, estimad@s amigos,

Nuestro mundo está cambiando a un ritmo cada vez mayor. Los viajes nos acercan y alejan en fronteras que todos plantean como distinciones salvadoras, necesarias y también superfluas. El relativismo nos hace olvidar que una vida nunca es sólo una vida y que nuestro cuestionamiento como artistas o amantes del arte no es tan sólo un pasatiempo o incluso un entretenimiento. La marioneta cambia el mundo en esta relación de invención de la materia y la mano. Más que un gesto, la creación de la marioneta se inscribe en el acto de creación y de teatro, en el acto de reunión y de propuesta que hace y da sentido a lo que parece frágil, vulnerable y esencial. Esta pandemia de Covid-19 nos crispa, nos sumerge en una desgracia sin nombre y en la responsabilidad de tener que responder a la pérdida, al sufrimiento y a una injusticia cada vez mayor. Esta pérdida, este sufrimiento, esta injusticia nos golpea y destruye lo más querido y lo más precioso, el vínculo. Ahora vivimos en la crisis y en la esperanza de que el destino pueda volver a ser la libertad y la escucha.

La comunicación nunca ha sido tan importante y tan evidente en la existencia del arte. La apertura nunca ha sido tan esencial frente al repliegue, el compartir frente al encierro. Todavía tenemos material para soñar, para pensar y crear de nuevas formas. La UNIMA no es inmune a los desafíos de su tiempo. Y quizás mejor que cualquier organización, nuestra organización se posiciona en uno de los periodos más cruciales y atormentados, porque lo inscribimos en nuevas visiones y nuevas preguntas. No podemos imaginar que lo que fue antes será obvio mañana y que el futuro no es solo una extensión o continuación de lo que ha sido. La transición es tanto más importante cuanto que hemos cambiado por el fin de un ciclo de formas de ver y de trabajar que habían estado vigentes desde la caída del muro de Berlín, y que el congreso virtual de este mes de abril de 2021 ha inscrito, a largo plazo, un punto de inflexión en una opción de cambio y un deber de renovación. Saludo el considerable trabajo realizado en los últimos 5 años por la persona que me precedió en este cargo, Idoya Otegui, así como a todos mis predecesores en cuya línea deseo seguir. Nunca antes la UNIMA había tenido que enfrentarse a la necesidad de un horizonte, de una voz más abierta y de proyectos más unificadores. Nuestra organización, así como su comunicación, está en consonancia con las nuevas formas de hacer y trabajar más horizontales que nunca y con la voluntad de hacer y trabajar mejor, para una mayor visibilidad y unos vínculos cada vez más presentes entre los miembros, los centros nacionales, las comisiones de proyectos y el conjunto del nuevo Ejecutivo.

¿Qué debemos retener de estas últimas elecciones? En primer lugar, la gran participación, porque nunca antes unas elecciones habían estado tan concurridas, y nunca antes unas elecciones habían representado un voto tan democrático. Un segundo elemento agradable es el ascenso de nuevas figuras al frente de un buen número de comisiones, ¡y este ascenso es mayoritariamente femenino! Si observamos estos tres elementos, nuestra organización muestra una vitalidad sin precedentes. Queda pendiente la cuestión de una mayor representatividad de todos los continentes y un mayor número de candidatos para que estas elecciones puedan realizar plenamente nuestros ideales de compartir y fraternizar en torno a las artes de la marioneta.

Avancemos, descubramos estos nuevos caminos que nos esperan y que nos empujan en esta elección siempre más hacia adelante (y no del retroceso o la retirada) en la conciencia y el cuerpo de nuestras artes. ¡Marquemos también nuestra solidaridad y nuestra ayuda mutua más fuerte que antes! Seremos tanto más responsables cuanto más respondamos a los nuevos retos de escuchar y crear. Afrontaremos los riesgos y la posibilidad de triunfar más humanamente en el cambio de esta nueva era, de esta nueva esperanza.

Les agradecemos su apoyo y sus compromisos pasados y futuros con Unima. Les agradecemos la confianza depositada en este nuevo Comité Ejecutivo y en los proyectos que llevaremos a cabo con ustedes. Le agradecemos por creer en Unima.


Dimitri Jageneau
Secretario General de la UNIMA